Casarse es una de las etapas más importantes de la vida. Encuentra a esa persona especial con quien vivir, con quien compartir su vida y, quizás, incluso, con quien formar una familia. Es una asociación en todos los aspectos de la vida, lo que incluye la administración del dinero y las finanzas.

Es muy común escuchar a las personas decir esa frase célebre: "Si hubiese sabido entonces lo que sé ahora". No queremos que eso les suceda a ustedes. Por este motivo, hemos creado una lista de recomendaciones financieras específicas para recién casados.

Organicen sus finanzas

Organizarse y seguir siendo organizado puede marcar la diferencia entre el éxito financiero y mucha frustración. Cuando se casen, siéntense con su cónyuge para analizar la manera en que desean organizarse.

photo of a married couple

Esclarezcan bien su situación financiera. Luego, decidan cómo van a organizar su administración del dinero y las finanzas.

  • ¿Cómo se pagarán las facturas?
  • ¿Quién manejará las diferentes tareas?
  • ¿Dónde se archivarán las cosas?
  • ¿Cuándo y dónde se sentarán a hablar de las finanzas?
  • ¿Dónde guardarán los documentos importantes?

Comenten todo y establezcan un acuerdo que funcione bien para los dos.

Planes, presupuestos y objetivos financieros

Objetivos financieros

Como recién casados, es un momento de entusiasmo. Además, es el momento perfecto para establecer objetivos. Tener objetivos financieros es clave para lograr aquellas cosas que desean en la vida. Tener objetivos financieros con su cónyuge también les da una visión y un compromiso que los ayuda a ambos.

Planes financieros

Como dice el viejo refrán: “Fallar en la planificación es planificar fallar”. Se sostiene en el tiempo porque hay algo de cierto en ello. Es importante elaborar planes financieros de acuerdo con los objetivos y el tipo de vida que desean. Mantengan un plan financiero.

¿Tienen alguna pregunta acerca de cómo elaborar un plan financiero? Busquen un especialista en planificación financiera que pueda ayudar.

Elaborar un presupuesto (y atenerse a este)

Los presupuestos son muy útiles. Se dice que el dinero es un buen siervo, pero un mal amo. Los presupuestos pueden garantizar que el dinero sea un siervo fiel.

La elaboración de presupuestos no es más que el proceso de decir dónde irá su dinero. Algunos pueden sentir que los presupuestos son restrictivos e intimidantes. No obstante, elaborar y mantener un presupuesto es una oportunidad para que usted y su cónyuge vivan prudentemente y vean el progreso hacia los objetivos financieros.

Muchos de quienes suelen vivir con un presupuesto dicen que este hábito ofrece muchos beneficios, entre ellos, menos estrés.

Combinen sus cuentas

Cuando se casen, es buena idea combinar las cuentas. Como usted y su cónyuge colaborarán con las finanzas, combinar las cuentas puede hacer más fácil y efectiva la administración del dinero. Además, ayuda a crear una mejor comunicación entre ustedes.

Comuníquense con su cónyuge

Para mantener el orden y evitar errores y trampas financieras, asegúrense de comunicarse bien con su cónyuge. Analicen los asuntos financieros periódicamente y sean claros, abiertos, honestos y respetuosos. Hacer esto suele marcar una gran diferencia en lo que respecta a la administración del dinero. Además, hace que la administración del dinero sea más agradable.

photo of wedding rings

Administren los costos y vivan de acuerdo con sus posibilidades económicas

Esto no es más que sentido común. Todos saben que deben gastar menos de lo que ganan. Sin embargo, en la vida real, esto puede ser complicado.

A veces, las personas hacen compras compulsivas. A veces, la vida pasa y surgen gastos imprevistos.

Vivir dentro de sus posibilidades económicas es necesario para tener salud financiera. Es así de simple. Para vivir dentro de sus posibilidades económicas, vivan ajustados a un presupuesto y no intenten seguirle el ritmo a los demás.

Prepárense para aquellas etapas importantes de la vida

Una de las mejores partes del matrimonio es saber que disfrutarán de todo lo que la vida tiene para ofrecer con su cónyuge. Eso incluye todas las etapas importantes de la vida, como comprar la primera casa juntos, adquirir el gran vehículo familiar, ahorrar para la educación de sus hijos o ahorrar para la jubilación. Asimismo, puede incluir aquellas cosas que saben que sucederán, como las refacciones y mejoras del hogar.

Sepan qué etapas de la vida están por venir y prepárense. Piensen en ellas cuando planifiquen y elaboren el presupuesto.

Ahorren dinero para los días de necesidad

Parte de estar preparado es ahorrar dinero. Cuando reciban su cheque de pago, primero, páguense a ustedes mismos.

Aparten dinero para un fondo de emergencia. Procuren apartar el valor de tres a seis meses de gastos como asistencia en caso de pérdida de empleo, reparaciones importantes en el hogar o del automóvil y demás gastos mayores. Tengan el hábito de ahorrar dinero y, cuando lleguen esos días de necesidad, estarán agradecidos de haberlo hecho.

Hagan de la inversión una prioridad

Al igual que ahorrar dinero, invertir es fundamental para el bienestar de su futuro financiero. Aprovechen el plan 401k de su empresa u otros planes para la jubilación.

No obstante, existen otras maneras de invertir y de hacer que el dinero que aparten se multiplique, tales como las cuentas de mercado monetario. Es muy bueno educarse en el área de inversiones, pero no crean que tienen que hacerse cargo de todo.

Puede ser recomendable acudir a expertos en planificación financiera e invertir en orientación y recomendaciones que sean las adecuadas para ustedes.

Redacten un testamento

Si bien este no es un tema sobre el cual las personas deseen hablar demasiado, deben redactar un testamento. Es prudente pensar en sus seres queridos. En pocas palabras, es la manera más responsable de actuar.

Piensen a largo plazo

La administración del dinero y las finanzas personales durante el matrimonio son una maratón, no una carrera de velocidad. Planifiquen para ganar en el largo plazo. No permitan que el pensamiento a corto plazo socave los objetivos y los sueños a largo plazo.

Comprendan bien su situación financiera y tomen decisiones informadas que sean adecuadas para ustedes durante el curso de la vida.

Trabajen en conjunto, como socios

Este puede ser el consejo más importante. El matrimonio es una asociación. Trabajen en conjunto, como socios.

Esto no solo hará que lo que hagan juntos sea más significativo, sino que tendrán muchas más probabilidades de tener éxito y de ser felices al administrar el dinero y lograr sus objetivos financieros. Además, trabajar en conjunto es un hábito que puede ser útil en otros aspectos de la vida. Y, después de todo, el propósito de la administración del dinero es mejorar su vida juntos.