Como el costo de la universidad aumenta año tras año, los estudiantes y sus padres están buscando otras formas de pagar la matrícula y otros gastos relacionados con la educación universitaria.

Las mejores fuentes para la financiación universitaria son las becas y los subsidios, que generalmente no deben reembolsarse. Los estudiantes deben iniciar la solicitud de becas cuando todavía están en la escuela secundaria, pero deben seguir haciéndolo a lo largo de la carrera universitaria.

Hay millones de dólares en asistencia de becas disponibles anualmente, y muchas son accesibles aun para estudiantes que no tienen las mejores calificaciones ni los puntajes más altos. El uso de un servicio de búsqueda de becas por Internet es una buena forma de encontrar y enviar solicitudes.

FAFSA, subsidios y préstamos federales

FAFSA y subsidios

girl money

Los subsidios se otorgan a estudiantes que demuestran una necesidad financiera, según la información proporcionada en la Solicitud Gratuita de Ayuda Federal para Estudiantes (FAFSA). El formulario de FAFSA debe completarse anualmente, incluso si los estudiantes creen que no califican. Puede completarse por Internet y la presentación es gratuita. Los criterios para ayuda mediante subsidios federales y estatales cambian año tras año; por lo tanto, los estudiantes no deberían dejar de intentar calificar para recibir esta asistencia.

Préstamos federales para estudiantes

Incluso si no califican para becas o ayuda mediante subsidios, muchos estudiantes universitarios resultan elegibles para sacar préstamos para estudiantes a través de distintos programas federales y deberían maximizar el uso de estos préstamos antes de considerar otras fuentes. Muchos de los programas de préstamos federales están subsidiados, lo cual significa que el gobierno paga los intereses del préstamo siempre y cuando el estudiante esté inscrito en una institución acreditada. En general, el reembolso de estos préstamos se inicia seis meses después de que el estudiante deja de asistir a clase con, al menos, un régimen de tiempo parcial.

Incluso los préstamos federales no subsidiados son una mejor alternativa que los préstamos privados. Los intereses de los préstamos no subsidiados se capitalizan durante la carrera universitaria del estudiante, con pagos también diferidos hasta después de la graduación o hasta que el estudiante abandona la inscripción con régimen de tiempo parcial en una institución reconocida. Frecuentemente, los planes de reembolso de préstamos subsidiados y no subsidiados son más fáciles de cumplir y, en general, se pueden consolidar luego de ingresar al reembolso.

Préstamos privados y préstamos sobre el valor neto de la vivienda: Desventajas

Si el dinero gratuito y los préstamos federales no son suficientes para cubrir las necesidades financieras del estudiante, también hay préstamos privados para estudiantes disponibles, pero estos tienen una cantidad de desventajas.

A continuación, presentamos algunas cosas importantes que hay que saber sobre los préstamos privados para estudiantes y sus desventajas:

money

  • Los préstamos privados generalmente se obtienen a través de un banco o compañía prestamista y requieren de un cosignatario. Esto significa que los padres, o la persona cosignataria, serán responsables del préstamo en caso de incumplimiento en cualquier momento.
  • Generalmente, los intereses de los préstamos privados son más altos que los de los de préstamos federales y, a veces, el reembolso debe iniciarse de inmediato, incluso si el prestatario todavía asiste a la facultad.
  • Por lo general, los préstamos privados no son elegibles para la consolidación con préstamos federales.

Otra alternativa que se debe considerar para la financiación universitaria son los préstamos sobre el valor neto de la vivienda. Con esta opción, los padres piden un préstamo sobre el valor neto que tiene la vivienda para pagar los gastos universitarios de su hijo. Entonces, ¿cuáles podrían ser las desventajas?

Existen algunas desventajas clave para los préstamos sobre el valor neto de la vivienda:

  • Las tasas de interés son generalmente más bajas que las de los préstamos privados para estudiantes, pero existen riesgos al pedir un préstamo de este tipo.
  • El reembolso comenzará de inmediato y, si no tiene la capacidad para pagar el préstamo, corre el riesgo de perder la vivienda.
  • Asimismo, si fuera necesario hacer reparaciones importantes en la vivienda, es posible que no tenga el patrimonio para un préstamo adicional.

Si bien la educación universitaria es costosa, hay una cantidad de medios disponibles para pagarla. En primer lugar, debe agotarse todo el dinero gratuito y federal, pero, si hace falta, puede considerar los préstamos privados y los préstamos sobre el valor neto de la vivienda. Simplemente, asegúrese de que podrá disponer el reembolso.

Publicado originalmente en iGrad.com. Utilizado con permiso.